Osmunda regalis L.

Osmunda regalis L. es una especie de Pterophyta que pertenece a la familia de las Osmundaceae. Subcosmopolita, se extiende por buena parte de las zonas templadas y tropicales del planeta, estando ausente en Australia e islas del Pacífico. Esta extensión se ve reforzada por su uso ornamental en jardines acuáticos de todo el planeta. En la Península Ibérica, donde se conoce en castellano como «Antojil», «Helecho real» o «Helecho acuático», se puede encontrar en el centro, N y W del territorio. En Galicia, donde se denomina popularmente en gallego como «Dentabrón», «Dentabruño» o «Fento real», es común en las 4 provincias que integran la comunidad autónoma.

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Este helecho, uno de los más grandes que crecen en los climas templados del globo, es una planta vivaz que se marchita en otoño (pierde las hojas) y reverdece en primavera. Presenta unos rizomas más o menos horizontales de hasta 10 cm de longitud, gruesos, negros, leñosos, cubiertos por los residuos secos de los peciolos de anteriores temporadas. Produce de manera separada frondas glabras y heteromorfas: unas estériles y otras, las interiores, fértiles. Las estériles son muy grandes, integradas por una lámina oval-lanceolada de 0.5-2.5 x 0.2-0.6 m, un peciolo (raquis) canaliculado y unas expansiones laminares en forma de estípulas en la base del mismo. Dicha lámina es bipinnada, con 7-9 pares de pinnas de 30 cm de largo, y a su vez cada pinna con 7-13 pares de pínnulas oblongo-lanceoladas de 2-6.5 x 1-2 cm, asimétricas, sin peciolo o con uno muy corto y con el borde entero o aserrado. Las frondas fértiles son erectas y bastante más cortas, por lo común con 2-3 pares de pinnas estériles en la base y 7-14 pares de pinnas fértiles bajo el esporangio, densamente encerradas.

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Esporula principalmente de marzo a septiembre. Los esporangios se agrupan en panículas en el extremo y sobre el raquis de las frondas fértiles, primero verdosas, luego anaranjadas, finalmente de color óxido. Son numerosos y grandes, subglobosos, no organizados en soros, algo pediculados, con la pared formada por varias capas de células (pluristratificada). Estos esporangios tienen un característico anillo lateral, como un parche o escudo, a veces llamado «escudo de dehiscencia», y que causa una dehiscencia longitudinal al descubrirse una hendidura apical mediante 2 valvas. Las esporas son verdes (tienen clorofila), subglobosas, y originan un protalo (gametofito) grande, de cordado (lo típico en esta fase de los helechos) a oblongo, también con clorofila y que se desarrolla sobre el suelo (epigeo).

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Osmunda regalis

En este punto, podemos recordar que el ciclo reproductivo de los helechos requiere 2 generaciones o fases para completarse, cada una de ellas con una dotación genética diferente, una asexuada (diploide) y otra sexuada (haploide). El ciclo es el siguiente:

  • La fase asexuada o esporofito corresponde al helecho como tal. En el envés de sus frondas hay grupos de estructuras portadoras de esporas llamadas esporangios, dispuestas en pequeñas formaciones de color marrón llamadas soros. Estas esporas, haploides (con la mitad -n- del número normal de cromosomas de las células diploides -2n-), se producen mediante meiosis, el mismo tipo de división celular por la que se producen los óvulos y los espermatozoides en animales y plantas angiospermas. Cuando se secan, el esporangio se rompe y las esporas se dispersan.
  • Cuando una espora cae en un lugar con las condiciones apropiadas de calor y humedad, germina y se transforma mediante mitosis en un pequeño helecho sexuado o gametofito, llamado protalo. A diferencia de la meiosis, la mitosis conserva el número de cromosomas, por lo que el gametófito es haploide, al igual que la espora de la que procede. El protalo es totalmente diferente al helecho asexuado, y está reducido a una pequeña lámina verde, acorazonada, con varios rizoides que surgen de su cara inferior.
  • En en la cara inferior del protalo se encuentran los órganos sexuales: el femenino o arquegonio y el masculino o anteridio. En ellos se producen gametos, óvulos y espermatozoides. Es relevante que estos gametos se producen mediante mitosis, a diferencia de los gametos de animales y angiospermas. La meiosis reduce el número de cromosomas, de diploides a haploides, pero aquí no ocurre porque las células del gametófito ya son haploides. En la mayoría de especies de helechos, el mismo gametófito produce a la vez óvulos y espermatozoides.
  • La fecundación de los óvulos del arquegonio sólo ocurre en presencia de agua, la cual provoca la hinchazón y apertura de ambos órganos sexuales. En ese medio acuático, el espermatozoide con sus flagelos se desplaza hasta un óvulo para fecundarlo. El óvulo fecundado permanece adherido al gametófito.
  • Al fusionarse el material genético del espermatozoide y del óvulo se forma un embrión diploide. Este embrión se desarrolla mediante mitosis hasta formar de nuevo un esporófito diploide (helecho), completándose el ciclo de vida. De cada protalo sólo surge un esporofito, y cuando este último inicia su desarrollo, el protalo del que ha surgido muere.
  • Dos son las principales claves de este ciclo: que gametófito y esporófito sean diferentes genéticamente, y que el gametófito se reproduzca mediante autogamia o autofertilización (óvulo y espermatozoide procedentes del mismo individuo), o mediante halogamia o polinización cruzada. Las ventajas de la autogamia son que se necesitan menos esporas para completar el ciclo de vida y que proprociona una línea genética adaptada a su medio que se mantiene al reproducirse. La halogamia tiene la ventaja de aumentar la variabilidad genética.
fern life cycle

Principles of modern biology (New York, 1964)
Douglas Marsland
Fuente: http://www.biodiversitylibrary.org

Los helechos tienen además otras formas de reproducción asexual:

  • Apogamia: a partir de un gametófito se desarrolla un esporófito sin que se produzca fecundación. Este método suele ocurrir cuándo las condiciones ambientales son muy secas.
  • Rizomas: estos tallos subterráneos se expanden a través del suelo y de ellos pueden brotar nuevos helechos (esporófitos).
  • Reproducción o propagación vegetativa: se forman esporófitos a partir de tallos especializados de un esporófito original. Cuando los esporófitos creados así alcanzan el suelo y enraízan por sí mismos, pueden llevar la vida de un individuo independiente.
Osmunda regalis

Flora von Deutschland, Österreich und der Schweiz (Gera, Alemania, 1885)
Prof. Dr. Otto Wilhelm Thomé
Fuente: http://www.biolib.de

Crece en barrancos, valles profundos, taludes, orillas de ríos, arroyos, pantanos y zonas húmedas en general, a la sombra de fresnos, alisos, carballos y otras especies de ribera. Preferentemente en suelos ácidos, en lugares mirando al norte, entre el nivel del mar y 800 m de altitud. En muchos de sus hábitats naturales se ha vuelto escaso, como consecuencia del drenaje de terrenos pantanosos para la agricultura o por una recolección excesiva para usos medicinales.

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Sinónimos y taxones infraespecíficos de Osmunda regalis L.:

  • Aphyllocalpa regalis (L.) Lag., D. García & Clemente
  • Osmunda longifolia (C. Presl) A.E. Bobrov
  • Osmunda mexicana Fée
  • Osmunda obtusifolia Kaulf.
  • Osmunda palmeri A.E. Bobrov
  • Osmunda palustris Schrad.
  • Osmunda regalis f. abyssinica Kuhn
  • Osmunda regalis subsp. palustris (Schrad.) Á. Löve & D. Löve
  • Osmunda regalis subsp. regalis L.
  • Osmunda regalis var. brasiliensis (Hook. & Grev.) Pic. Serm.
  • Osmunda regalis var. brevifolia Desv.
  • Osmunda regalis var. capensis Milde
  • Osmunda regalis var. longifolia C. Presl
  • Osmunda regalis var. obtusifolia (Kaulf.) Milde
  • Osmunda regalis var. panigrahiana R.D. Dixit
  • Osmunda regalis var. regalis L.
  • Osmunda regalis var. spectabilis (Willdenow) A. Gray
  • Osmunda schelpei A.E. Bobrov
  • Osmunda spectabilis Willd.
  • Osmunda spectabilis var. brasiliensis Hook. & Grev.
  • Osmunda spectabilis var. palustris (Schrad.) C. Presl
  • Osmunda transvaalensis A.E. Bobrov
  • Struthiopteris regalis (L.) Bernh.

Osmunda regalis

Osmunda regalis

Aspectos gastronómicos, etnobotánicos, químicos y medicinales de Osmunda regalis L.:

  • Los brotes jóvenes de este helecho, al igual que los de otras especies de helechos, se comen como un alimento que -dicen- tiene un sabor parecido al de los espárragos.
  • El helecho real sazonado se usa en el plato «Namul», de la cocina de la corte real coreana. Consiste en verduras al vapor (espinaca, este helecho y otros, un tipo de rábano llamado «daikon», calabacín, brotes de judía verde, campanilla coreana, brotes de bambú, etc.) condimentadas con guindilla, ajo, cebolleta, sal y aceite de sésamo.
  • Para la mitología eslava, los esporangios -llamados «flores de Perun»- tienen diversos poderes mágicos, como dar a sus poseedores la capacidad de derrotar demonios, cumplir deseos, desentrañar secretos o comprender el lenguaje de los árboles. Pero las antiguas tradiciones cuentan que recolectar los esporangios es un proceso difícil y aterrador. Se debían buscar en la noche de Kupala (noche de San Juan Bautista, aunque posteriormente con la llegada del cristianismo la fecha se cambió a la víspera de Pascua). Una vez encontradas, la persona que pretendiera recoger las flores de Perun debía permanecer dentro de un círculo dibujado alrededor de la planta y desde él resistir las burlas y amenazas de los demonios.
  • Su raíz, como la de otras especies de Osmunda, se usa para producir «fibra de osmunda», empleada como soporte o substrato para el crecimiento de orquídeas cultivadas y otras plantas epífitas.
  • Contiene alcanos, ésteres de alquilo, alcoholes primarios y secundarios, cetonas, aldehídos, ácidos grasos y beta-sitosterol.
  • El helecho real es un remedio popular muy valorado en Cantabria, Asturias y otras regiones del N de España. Se consume la maceración de su rizoma en vino blanco. El resultado, llamado «Vino de antojil», se toma para ayudar a soldar roturas, tratar contusiones, dislocaciones o esguinces, osteoporosis, trastornos de las articulaciones, dolores reumáticos y otras dolencias del sistema musculoesquelético. En la actualidad su uso no se ha abandonado, y muchos prefieren este remedio antes que la medicina convencional, sobre todo en los pueblos.
    También se ha utilizado como antihemorrágico, astringente, tónico, contra las hemorroides, trastornos digestivos y respiratorios o el dolor de cabeza. También como otros helechos, como vermífugo.
  • Se ha usado en sociedades tribales -mezclado con otras plantas- para el control de la natalidad por sus propiedades abortivas. Por esta razón las embarazadas deben evitarlo.
  • Se ha estudiado una posible acción antiviral de su aceite esencial, en concreto contra el virus humano Coxsackie B, causante de enfermedades que van desde el dolor gastrointestinal hasta la pericarditis y la miocarditis, entre otras.
  • NOTA MUY IMPORTANTE: este blog no se hace responsable de los posibles efectos adversos del uso irresponsable de esta planta como medicinal. Ante cualquier dolencia, es siempre absolutamente indispensable acudir a un profesional de la medicina para recibir un tratamiento adecuado.

2 Respuestas a “Osmunda regalis L.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.